La gran apuesta de Warren Buffet

Image for post

El último año en Chile se han creado 4 ETFs nuevos que replican diversos índices de acciones y renta fija. Esta tendencia, está en línea con lo que se da a nivel internacional donde este tipo de productos superó en 2018 los US$ 5 millones de millones bajo administración.

A la hora de buscar fondos para invertir hay -a grandes rasgos- dos alternativas. La primera consiste en delegar la administración a uno de los fondos “activos” de algún banco de inversión. En estos, el portfolio manager, apoyado en un equipo de análisis, es el encargado de decidir qué instrumentos comprar con el fin de maximizar la rentabilidad. El objetivo es ganarle al mercado. La segunda alternativa, en la que se encuentran los ETF, es mucho más simple: consiste en comprar un fondo “pasivo”, es decir, que replica el comportamiento del mercado, sin tomar decisiones específicas sobre si una empresa tendrá mejor desempeño que otra.

Lamentablemente, la mayor sofisticación en la toma de decisiones no necesariamente está acompañada de mejores retornos para el cliente final, algo por lo que Warren Buffet -el inversionista más famoso del mundo- estuvo dispuesto a apostar.

A fin de 2007, Buffet puso sobre la mesa US$ 1 millón para quien eligiera una estrategia que pudiera obtener mejores retornos que un fondo que replica al S&P 500 (índice principal de la bolsa en EE.UU.) en un plazo de 10 años. Del otro lado de la apuesta, estaba Ted Seides, de Protegé Partners, quién elegiría un portafolio de fondos de cobertura (Hedge Funds). Este tipo de fondos son los más sofisticados a nivel mundial; la inversión activa llevada a su extremo. Sus equipos reúnen al mejor capital humano de la industria, con múltiples PhD en Finanzas, Matemáticas e incluso Física que buscan desarrollar complejas estrategias que exploten las oportunidades en los mercados.

¿Cómo terminó la apuesta? El primer año, producto de la crisis subprime, Buffet terminó más de 20% por debajo de los fondos elegidos por Seides. El timing no podría haber sido peor. Sin embargo, nueve años más tarde, la estrategia pasiva presentó un retorno anualizado total de 7.1% vs. 2.2% del portafolio de Hedge Funds.

En un universo amplio de opciones para implementar un portafolio, la inversión pasiva sigue siendo la mejor alternativa para una buena gestión patrimonial a largo plazo y Chile comienza a ponerse al día en esta tendencia.

Esta columna fue publicada originalmente en La Segunda [LINK] el 06–02–2019

Descargar informe PDF
José Ignacio Villarroel · Mar 18, 2019 · 2 min read