¿Estamos ad-portas de la próxima recesión?

Image for post

En los últimos meses los miedos de recesión han vuelto a ser noticia. Una encuesta del National Association of Business Economics muestra que un 60% de los encuestados espera una recesión para el 2020, mientras que otra realizada por el Financial Times reporta que en una muestra de 200 administradores de fondos de inversión a nivel global un 45% espera una en los próximos doce meses. La desaceleración de las economías desarrolladas junto con los miedos de un recrudecimiento del conflicto comercial entre EE.UU. y China son los principales sospechosos.

Sobre el primero hay clara evidencia, las cifras de crecimiento muestran una desaceleración de la economía global. No una fuerte y pronunciada como la que vimos durante la crisis del 2008, sino una perfectamente normal y consistente con la parte lenta del ciclo económico. Es más, en EE.UU. aún vemos cifras de creación de empleo bastante mejores a lo esperable para esta altura del ciclo.

En el caso del conflicto entre China y EE.UU. éste pareciera ser más riesgoso y de inmediato traer reminiscencias de la guerra comercial durante la gran depresión, la que sin duda fue devastadora para la economía mundial. Sin embargo, este conflicto es muy distinto y ocurre en un momento muy diferente. Por una parte, éste es principalmente bilateral, lo que dado el funcionamiento del comercio internacional tiene consecuencias menos graves, producto del reemplazo y de la triangulación de mercancías. Por otro lado, ocurren en un momento donde en gran parte del mundo imperan regímenes de tipo de cambio flexibles, los que ayudan amortiguar y dispersar los efectos de las tarifas comerciales.

Pero quizás el argumento más fuerte para disipar, al menos en parte, los miedos sobre una recesión el horizonte es que esta narrativa no es muy diferente a la que se planteaba hace sólo 10 meses. Con la diferencia de que en esa época los responsables de causar la recesión eran la inversión de la curva del tesoro, el déficit fiscal y la inflación.

Es muy difícil encontrar un año donde los analistas y economistas no planteen la posibilidad de fuerte contracción económica, después de todo siempre hay riesgos dando vuelta en la economía y el predecir una crisis es una buena forma de llenarse de fama, al tiempo que nadie nos saca la cuenta de predecir una crisis que nunca ocurrió.

Con esto no quiero decir que no existan riesgos de una recesión en el horizonte, pero éstas son muy difíciles de predecir y no hay evidencia de que su probabilidad haya aumentado significativamente. De hecho, el indicador de recesiones de la FED de St. Louis apunta a una probabilidad de menos de 1%, lo que es consistente con las señales que dan la mayoría de los indicadores lider.

Publicado originalmente en El mercurio Inversiones 15/07/2019

Descargar informe PDF
Gonzalo Reyes · Jul 17, 2019 · 2 min read